6 consejos para aprender a manejar cualquier programa



En tiempos en los que cada vez se hacen más presentes las TIC en el aula, los docentes se ven obligados a familiarizarse con el manejo de las nuevas tecnologías.
Esto, que a simple vista parece sencillo, implica un esfuerzo por parte de quienes deben desafiarse a cada instante.
Si bien no hay fórmulas aplicables a todos los casos, y en el uso de las tecnologías la intuición y la práctica cumplen un rol fundamental, a continuación les dejo seis consejos que les servirán al momento de aprender a manejar cualquier programa:


  • Mantener la calma: paciencia es lo primero que debemos tener antes de familiarizarnos con un programa. Enojarnos, ponernos nerviosos o temer es lo peor que nos puede pasar. Por eso, lo mejor es mantener la calma. Al fin y al cabo, es sólo un programa, un software...
  • Buscar información: antes de empezar a manejar un programa es bueno saber qué otros usos podemos darle, más allá del motivo por el que aprenderemos a utilizarlo. Algunos datos como el país de origen de la aplicación, el creador, las distintas versiones, características, compatibilidad, etcétera, son útiles y sirven para familiarizarnos más con la herramienta.
  • Buscar tutoriales: nunca faltan. Sólo debemos tener en cuenta que el tutorial corresponda a la versión del programa que estamos intentando usar. Por lo general, instituciones educativas, empresas y hasta los mismos desarrolladores del software ponen a disposición videos o documentos de texto que nos guiarán en el uso de la herramienta. También hay usuarios que comparten excelentes trabajos en sus perfiles personales y que son de gran ayuda.
  • Explorar la herramienta: es lo más importante. Nadie más que nosotros tiene que vivir la experiencia de usar el software. De nada sirven tutoriales ni clases en academias o profesores particulares, si no entablamos una relación y un vínculo fuerte con el software. Debemos explorar, tocar todo, abrir y cerrar menús, probar combinaciones...
  • Reiterar las acciones aprendidas: cuando hayamos logrado avanzar un paso, lo más aconsejable es repetirlo para afianzar lo aprendido. Si algo nos ha salido bien debemos seguir por ese camino y no perder la oportunidad de reiterar el procedimiento hasta estar totalmente seguros.
  • Perseverar: puede parecer una obviedad, pero nos amigamos con la tecnología a fuerza de paciencia, repeticiones y perseverancia. No bajar los brazos y pensar que cada vez estamos más cerca de dominar la herramienta, sentirnos seguros de que avanzamos a paso lento pero seguro. Todos los días un poco y, pronto, veremos que acabamos por dominar ese programa que tanto nos costaba.
Espero que esto les sirva, al menos para saber que no estamos solos en esto de ir aprendiendo algo nuevo cada día. Y que no es nada fácil.





¡Gracias por haberme leído! Me gustaría que compartas esta publicación y me ayudes a llegar a más personas personas interesadas en la educación y la tecnología.

Te invito a que me acompañes en las redes sociales




¡Gracias y hasta pronto!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario